HUELLA

La colección Andante de Ramón Álvarez, suma ya las casi 900 hormas de zapatos intervenidas por pintores, escultores, poetas… La estética de cada artista es lo único que diferencia una horma de otra dentro del proyecto Andante. El proceso de creación pasa por distintas fases, y de la misma manera que el artista deja su huella, la propia horma deja la suya en el artista.

ONDULADA

Alejandro Ontiveros Robles ha realizado su personal acercamiento a la pieza que se muestra en esta exposición. La horma ha intervenido en Alejandro y su entorno, igual que sus ondas azules, circulando por su vida durante dos meses. La materia y forma del objeto, pero también el contexto de cómo se encontraron horma y artista, y las interacciones nacidas de este encuentro, son claves durante este proceso. Hay que destacar que, desde el primer momento, la obra que surgiría de esta combinación horma-artista nunca pertenecería al último. Es una contradicción presente en todo el proyecto Andante, así como su “movimiento estático”: Una continua exposición itinerante de hormas de zapatos que nunca andarán.

RUMBO

Las fotos que conforman la instalación de Bea Achaques contienen también todos estos conceptos de pertenencia, olvido, permanencia, movimiento, estatismo, expansión. Esto se debe, en gran parte, a la estrecha relación que Bea tiene con la obra de Alejandro, con su temática y estética. Además, antes de que la horma parta rumbo a otros lugares, estas fotografías aportan la relación personal entre obra y artista. Lo que comenzó como una sencilla sesión de fotos en el mismo estudio donde la obra fue creada, se convierte en una obra más de la exposición.

MUNDO

Al contrario que la horma, (perteneciente al Proyecto Andante desde antes de su nacimiento), estas fotos nacieron sin ninguna intención expositiva. Sin embargo, su contenido las hace formar parte de ese mundo. Se han convertido en obras “libres”, pequeños pedazos vinculados a la colección y que sin embargo pueden ser adquiridos de manera individual por cualquier persona.

ANDANTE

La horma se despide del artista que la intervino y del espacio donde ha vivido durante los últimos meses. A su vez, Andante da la bienvenida a la obra de Alejandro. Que continúe la expansión y andadura.