En mi obra (He) estado (Des)conectado, mi intención es dejar constancia del tiempo en soledad a través de un resultado visual. Mientras estoy dibujando toda mi atención se concentra en mis actos y pensamientos. Me encuentro conectado conmigo mismo; y, a la vez, desconectado de las constantes Internet y redes sociales. Los círculos concéntricos avanzan en la superficie de manera que los espectadores pueden ver cuánto tiempo de mi ESTADO CONECTADO he necesitado para dibujar esa gran masa de líneas. Tiempo durante el cual también HE ESTADO DESCONECTADO.

Somos individuos porque somos esencialmente sociales.

Frente a la homogenización de individuos y sociedades enteras me encuentro en esta continua reflexión sobre los momentos que nos aportan identidad propia que provenga desde lo más profundo de nosotros mismos. La importancia del proceso, de esos momentos (in)conscientes, la importancia de la soledad; nos hace darnos cuenta y valorar las relaciones sociales reales, las que nos conmueven, las que nos hacen conectar realmente con otra persona.